Cómo mejorar la adquisición de habilidades en la era de las tecnologías inteligentes

Fecha de la noticia: 27-12-2018

informe accenture

Las nuevas tecnologías están cambiando el mundo en el que vivimos. Cambia la sociedad, cambia la economía, y con ello, los puestos de trabajo. La incorporación de tecnologías como la Inteligencia Artificial, el Big Data o el Internet de las Cosas están impulsando la demanda de nuevos perfiles profesionales que hace una década ni siquiera concebíamos. A ello hay que sumar las posibilidades de automatizar tareas actualmente desarrolladas por humanos, ejecutándolas de manera más rápida y eficiente, lo que lleva a algunos profesionales a pensar que su puesto de trabajo puede peligrar. Dar respuesta a esta situación es uno de los grandes retos que tenemos por delante.

De acuerdo con el informe It´s learning. Just not as we know. How to accelerate skills acquisition in the age of intelligent technologies, realizado por G20 Young Entrepreneurs’ Alliance y Accenture, si no se desarrollan las habilidades necesarias para este cambio, las economías de los países del G20 podrían perder hasta 11,5 billones de euros en el crecimiento acumulado del PIB en los próximos diez años.

Pero este cambio no es sencillo. No se trata solo de la aparición de nuevas profesiones y la desaparición de las viejas, sino de la evolución de los roles tradicionales. De acuerdo con el estudio, el 90% del tiempo de cada trabajador se verá afectado por las nuevas tecnologías. Tomando la media de todos los sectores, el 38% del tiempo laboral lo dedicamos actualmente a tareas que serán automatizadas, mientras que el 51% son actividades que podrán ser “mejoradas”,  utilizando nuevas tecnologías que nos ayuden a aumentar nuestras habilidades. En definitiva, la solución no es solo formar a más ingenieros o analistas de datos, ya que incluso estos perfiles tendrán que evolucionar para adaptarse a un futuro que está más próximo de los que parece.

Para conocer cómo va a afectar este cambio a los distintos perfiles profesionales, el informe lleva a cabo un análisis de las tareas y habilidades necesarias para realizar los trabajos actuales, determinando cómo van a evolucionar en el futuro. Para facilitar el análisis, se han agrupado las profesiones en torno a 10 roles distintos. El siguiente cuadro muestra el resultado del estudio:

Roles Actividades representativas Ejemplos de profesiones Ejemplo de cómo evolucionaría su actividad
Dirección & Liderazgo

Supervisan y toman decisiones.

Directivos y educadores.

Los directivos de marketing manejan los datos ellos mismos y toman decisiones basadas en información procedente de las redes sociales y las métricas web.

Empatía & Soporte

Ofrecen apoyo experto y orientación.

Psiquiatras y enfermeras.

Las enfermeras pueden concentrarse en la atención al paciente en lugar de en tareas administrativas.

Ciencia & Ingeniería

Realizan análisis técnicos.

Ingenieros químicos y programadores informáticos.

Los investigadores se centran en compartir, explicar y aplicar su trabajo, reduciendo el tiempo que pasan en el laboratorio.

Procesos & Análisis

Procesan y analizan la información.

Auditores y empleados bancarios.

Los contables pueden garantizar el control de calidad en lugar de analizar datos.

Expertos en analítica Examinan y aplican su experiencia ante sistemas complejos.

Controladores de tráfico aéreo y técnicos en ciencias forenses.

Los analistas especializados en seguridad pueden ampliar y profundizar sus búsquedas, con el apoyo de simulaciones basadas en AI.

Expertos en relaciones Aplican su experiencia en entornos que exigen interacción humana. Equipos médicos e intérpretes.

Los gestores de ambulancias pueden centrarse en la evaluación y el apoyo necesarios, en lugar de en los detalles logísticos.

Mantenimiento de equipos técnicos

Instalan y realizan el mantenimiento de equipos y maquinaria.

Mecánicos y trabajadores de mantenimiento.

Los mecánicos trabajan con datos para predecir fallos y realizar reparaciones preventivas.

Operaciones con maquinas & Maniobras

Opera maquinaria y conducen vehículos.

Conductores de camiones y operarios de grúas.

Los operarios de tractores pueden garantizar un tratamiento de los cultivos guiado, preciso y personalizado, mientras “conducen”.

Trabajos físicos / manuales

Realiza tareas físicas y agotadoras en ambientes concretos.

Trabajadores de la construcción y el paisajismo.

Los trabajadores de la construcción reducen la repetición del trabajo, ya que la tecnología predice la ubicación y la naturaleza de los obstáculos físicos.

Servicios físicos

Realizan servicios que exigen actividad física.

 Peluqueros y cocineros.

Los asistentes de transporte pueden centrarse en las necesidades y el servicio del cliente en lugar de tareas técnicas.

 

Los resultados muestran cómo algunas habilidades, como la gestión administrativas, disminuirán en importancia. Sin embargo, para casi todas las funciones descritas en la tabla anterior, será necesaria una combinación de habilidades de razonamiento complejo, creatividad, inteligencia socioemocional y percepción sensorial.

El problema es que este tipo de habilidades se adquieren con la experiencia. Los sistemas actuales de educación y aprendizaje, tanto reglado como corporativo, no están pensados para abordar esta revolución en la demanda de habilidades, por lo que va a ser necesario que ellos también evolucionen. Para facilitar esta transición, el informe proporciona una serie de recomendaciones:

  • Impulsar el aprendizaje experiencial: La enseñanza se ha basado tradicionalmente en un modelo pasivo, consistente en absorber el conocimiento escuchando o leyendo. Sin embargo, cada vez cobra más fuerza el aprendizaje experimental, es decir, a través de la aplicación práctica de los conocimientos. Sería el caso de los pilotos de avión, que aprenden a través de programas de simulación de vuelo. Las nuevas tecnologías, como la realidad aumentada o la inteligencia artificial, ayudan a que estas soluciones basadas en la experiencia sean más personalizadas y accesibles, abarcando un mayor número de sectores y puestos de trabajo.

  • Mover el foco de la organización a los individuos: En un equipo de trabajo es habitual que existan personas con distintas capacidades y habilidades, de tal forma que se complementen, pero, como hemos visto, también es necesario poner un mayor énfasis en ampliar la variedad de habilidades de cada trabajador individual, incluyendo nuevas habilidades como las capacidades de creatividad e inteligencia socioemocional. El sistema actual no potencia el aprendizaje de estas materias, por lo que es necesario diseñar métricas e incentivos que fomenten la mezcla de habilidades en cada persona.

  • Apoyar a los trabajadores más vulnerables: El aprendizaje debe ser accesible para todos, para así poder cerrar la brecha de habilidades que existe actualmente. De acuerdo con el estudio, y de manera general, los trabajadores más vulnerables al cambio tecnológico son los menos cualificados, debido a que sus puestos de trabajos  suelen ser más fáciles de automatizar. Sin embargo, también suelen ser los que menos formación reciben por parte de la empresa, algo que debe cambiar. Otros colectivos a los que es importante prestar atención es a los trabajadores de mayor edad y a los de empresas pequeñas, con menos recursos. Cada vez más empresas recurren a cursos modulares y gratuitos, tipo MOOC, para facilitar la adquisición de habilidades de manera igualitaria entre toda la plantilla. Además, algunos gobiernos, como el de Francia o Singapur, están proporcionando ayudas a la formación.

En definitiva, estamos en un momento de cambio, en el que es necesario pararse a reflexionar sobre cómo va a cambiar nuestro entorno laboral para poder adaptarnos a ello, adquiriendo nuevas habilidades que nos aporten ventajas competitivas en nuestro futuro profesional.