El problema de la gestión en los datos abiertos

Fecha de la noticia: 28-09-2017

La Carta Internacional de los Datos Abiertos establece que los datos gubernamentales deberían ser “abiertos por defecto”, para lo cual es imprescindible que se lleve a cabo una gestión eficaz de mismos. Por otro lado, las conclusiones del último Barómetro de los datos abiertos nos muestran la necesidad de descentralizar la gestión de los datos abiertos para evitar los actuales problemas de baja disponibilidad y calidad de los datos. Sin embargo, es todavía muy frecuente que los altos cargos del gobierno se comprometan a llevar a cabo políticas de datos abiertos altamente centralizadas, implementadas generalmente a través de lo que se conoce como catálogo de datos y apoyándose únicamente en algunos líderes o “campeones” nacionales para su puesta en práctica, pero sin haber contado con los verdaderos gestores de los datos en cada una de las áreas de gobierno para poder así dar respuesta primero a varias preguntas clave:

·         

Por otro lado, los distintos países cuentan también con diferentes modelos de gobierno y administración, pudiendo en ocasiones estar las responsabilidades más centralizadas o más delegadas, lo que puede afectar también a su capacidad de publicación de datos. Por ejemplo, si quisiéramos publicar datos sobre educación la responsabilidad podría recaer en las autoridades regionales en algunos países, mientras que en otros las competencias en educación corresponden únicamente al gobierno central. En otros casos, la responsabilidad podría estar también dividida entre diferentes niveles administrativos, o incluso compartida con otros agentes privados, lo que complicaría todavía más la gestión (y posible publicación) de esos datos.

A pesar de la importancia de entender estos distintos modelos de gobernanza de los datos y cómo funcionan en la práctica para poder llevar a cabo una estrategia de datos abiertos efectiva, hoy en día no contamos todavía con un análisis detallado de cómo son estos modelos, lo que sigue dando lugar a una proliferación de estrategias centralizadas que con el tiempo se han venido mostrando imposibles de mantener en la práctica. El Grupo de Medición y Rendición de Cuentas de la Carta Internacional de los Datos Abiertos está empezando a trabajar en una comparación más exhaustiva de los distintos modelos y rutinas existentes para analizar y comprender cómo funcionan estos modelos y cómo pueden afectar a las políticas de datos abiertos y su efectividad final en cuanto a la publicación de los datos.

El objetivo final es tener una mejor comprensión de las relaciones existentes entre los distintos actores directamente involucrados en el ciclo de vida de los datos, así como los roles que cumplen cada uno de ellos, para desarrollar estrategias mejor adaptadas que eviten una excesiva centralización y nos ayuden a acelerar la implantación de la cultura de los datos abiertos a lo largo del conjunto del gobierno.