Entendiendo las estructuras corporativas gracias a los datos abiertos: Open Ownership

Fecha de la noticia: 05-09-2017

El Registro Global de Beneficiarios de la Propiedad es una iniciativa que parte desde la sociedad civil para dar respuesta al creciente problema de la opacidad, y en ocasiones falta de integridad, existente en una parte del mundo empresarial y los problemas sociales derivados de ello.

El  registro, abierto y gratuito, utilizará datos provenientes de registros públicos ya anunciados o existentes en algunos países como Reino Unido, Dinamarca, Noruega y al menos otros 11 países a lo largo del mundo a los que se siguen sumando nuevos países de forma continua. Al mismo tiempo, proporciona también una plataforma para que gobiernos, multinacionales u otras organizaciones no gubernamentales puedan requerir a las empresas con las que hacen negocios que auto-declaren quiénes son sus beneficiarios. Este acceso centralizado y global es necesario si queremos tener una visión clara de las complejas estructuras de propiedad existentes en la actualidad, dada la naturaleza global de las corporaciones y las redes de beneficiarios que las controlan.

Para dar soporte a los datos abiertos alojados en la plataforma ha sido necesario crear un nuevo estándar global y abierto para el intercambio de datos que responde a las necesidades existentes y facilite su adopción internacional. En la actualidad existe ya una versión de prueba del registro con datos de más de dos millones de empresas provenientes de 24 países. Sus características clave son:

  • Solución única y centralizada basada en la nube

  • Disponible mediante interfaz web o interfaz de programación de aplicaciones (API)

  • Basada en un modelo open data robusto que permite su uso internacional

  • Proporciona identificadores globales únicos para cada individuo y compañía, facilitando así su posterior análisis

La plataforma está promovida por cuatro de las organizaciones líderes mundiales en el campo de la transparencia activa: Transparencia Internacional, Global Witness, el Open Contracting Partnership y la Web Foundation, junto a una de las nuevas empresas de economía social líder en el sector: OpenCorporates. Esta primera versión del registro es un gran paso adelante, pero todavía queda mucho trabajo por hacer, principalmente en tres campos:

  • Fomentar la demanda de los datos existentes por el mayor número de usuarios posible para conseguir que la transparencia en la propiedad de las compañías sea parte fundamental de las mismas y pase a ser el estándar de-facto en los mercados financieros

  • Conseguir que los datos sean lo más fáciles posible de usar, cubriendo una amplia variedad de jurisdicciones y sectores con datos fiables y de alta calidad y desentrañando la complejidad de las redes de control existentes

  • Promover un cambio de paradigma en las compañías para que entiendan los beneficios de compartir sus datos como herramienta de transparencia que les ayude a atraer nuevos clientes, socios e inversores y mejorar así su competitividad

Para hacerlo posible, es necesario contar con la colaboración de la comunidad de los datos abiertos y la transparencia y su participación activa a través de los distintos grupos de trabajo establecidos para avanzar en el proyecto. Con el apoyo necesario, se podrá conseguir que con el tiempo los registros de beneficiarios se conviertan en una fuente de datos abiertos estándar como ya está sucediendo en algunas áreas específicas como la industria extractiva, o en el área del desarrollo internacional de la mano de entidades como el Banco Mundial.